Es una máxima en cualquier negocio: al cliente debemos cuidarlo. Y en los hoteles esto no podía ser una excepción. Controlar mediante el channel manager de tu hotel el amplio número de peticiones privadas que los clientes nos pueden trasladar debe ser una acción tan fácil como práctica y habitual. Mimar al cliente final debe ser siempre nuestro objetivo.