Medidas generales y oficiales para hoteles contra el COVID-19

El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo a través del Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE) ha establecido una serie de recomendaciones a los hoteles españoles con el objetivo de contener y frenar los contagios de COVID-19 en el sector. Protegiendo la salud de clientes y empleados y ayudando a una recuperación más rápida de este sector imprescindible. ¿Las conoces?

No hay duda de que el hotel debe asumir un compromiso firme con la gestión del riesgo, liderando la implementación sistemática de medidas dirigidas a minimizarlo. La gestión del riesgo debe formar parte de todos los procesos del establecimiento. Y es por ello, que los distintos procesos deben estar coordinados entre sí.

En estos momentos y hasta que la pandemia toque a su fin o al menos no tenga tanta virulencia en todo el mundo, el hotel debe establecer las acciones necesarias para aprovisionarse de los recursos necesarios previstos de acuerdo al resultado de la evaluación de riesgos y el plan de contingencia diseñado. Teniendo siempre en cuenta en todo caso las recomendaciones de las autoridades sanitarias (mascarillas, guantes…).

En este sentido, el hotel debe considerar las restricciones que pudieran existir para el aprovisionamiento de recursos materiales y las limitaciones de servicios que se pudieran derivar de estas restricciones, valorando otras posibilidades distintas a las inicialmente propuestas, siempre consensuadas con la representación legal de los trabajadores, que sean factibles.

10 medidas generales para hoteles

  1. Planificar las tareas y procesos de trabajo de tal forma que se garantice la distancia de seguridad establecida por las autoridades sanitarias. La disposición de los puestos de trabajo, la organización de la circulación de personas y la distribución de espacios (mobiliario, estanterías, pasillos, etc.) en el centro de trabajo debe adaptarse si fuera necesario. En caso de imposibilidad, se debe tomar medidas alternativas para evitar el riesgo de contagio por contacto. Y en el caso de que existan turnos, éstos deben planificarse siempre que sea posible de forma que se concentren los mismos empleados en los mismos grupos de turnos. Además, si el personal precisa cambiarse de ropa, debe habilitarse un espacio que permita también asegurar dicha distancia de seguridad o establecer el aforo máximo de los vestuarios de personal, si lo hubiere. También se debe mantener el distanciamiento interpersonal en reuniones internas.
  1. Evaluar la presencia en el entorno laboral de trabajadores vulnerables frente a la COVID-19. Debiendo determinar las medidas específicas de seguridad para este personal. Y disponer de un termómetro sin contacto.
  2. Control horario. Si no puede asegurarse la desinfección del método de control horario con contacto (huella, dígitos) en caso de que lo hubiere, es recomendable implementar un método de control horario que evite el uso de una misma superficie por parte de distintos empleados. En caso de que se opte por la desinfección tras cada uso, debe asegurarse la disponibilidad de una solución desinfectante.
  3. Asegurar la adecuada protección de los empleados. Facilitando el lavado de manos con agua y jabón y, si esto no es posible, el uso de solución desinfectante. Así como facilitar tiempo y medios para la correcta higiene de manos.
  4. Proporcionar los EPI adecuados previa evaluación de riesgos laborales. En caso de que algún servicio se encuentre subcontratado, es recomendable que el hotel supervise que el personal cuenta con los equipos de protección individual necesarios.
  5. Establecer normas de uso de las instalaciones en la que se desarrolla el trabajo. También en los espacios compartidos para mantener la distancia de seguridad como son ascensores, comedores, accesos y zonas comunes, vestuarios…
  6. Mayor ventilación. Proceder a la ventilación, al menos diariamente y con mayor frecuencia siempre que sea posible, de las distintas áreas del establecimiento.
  7. Distancias de seguridad. En todas las actividades se deben respetar las distancias de seguridad interpersonal. Para ello y cuando sea necesario, se deberá realizar el correspondiente control de aforos. En caso de que no sea posible, deben garantizarse las medidas y equipos de protección necesarios.
  8. Lavado del uniforme. El hotel debe determinar, en función del tipo de uniforme, el tipo de limpieza a aplicar y su frecuencia de lavado. Dado que el uniforme sólo se debe utilizar durante la jornada laboral, se recomienda que el establecimiento se haga cargo del lavado de ropa de trabajo del personal junto con la lencería propia, debiendo asegurar la limpieza de la misma a una temperatura >60ºC. En el caso de que el lavado del uniforme del personal se haga en el domicilio del personal, el establecimiento debe informar a los empleados de que el lavado debe realizarse a >60ºC. La ropa de trabajo debe introducirse en una bolsa cerrada si el personal la transporta al domicilio. En aquellos casos en que los uniformes no puedan ser lavados a dicha temperatura, se deberá proceder a una adecuada desinfección.
  1. Formación. Es importante formar a los trabajadores sobre el correcto uso y mantenimiento de mascarillas, guantes y, en general, EPI que utilicen, y quedar registro de esta formación

¡Háblanos!

seis + diecisiete =