El poder de las redes sociales no solo ha logrado posicionar marcas, conocer el gusto de las audiencias e incluso consumir contenidos de maneras diferentes. Lo cierto es que estas plataformas que reúnen a millones de usuarios también pueden ser aprovechadas por las empresas de hostelería, pues en ellas se pueden concentrar diferentes puntos de acción al punto de cerrar una oferta de reserva con tan solo pulsar un botón.

La publicidad por inserción con marcas personales se ha convertido en la modalidad más usada, pero no siempre con los mejores resultados. Cuando un influencer recomienda algún producto o servicio de consumo masivo, son varios los factores que se deben considerar antes de invertir en este tipo de exposición. Analizar bien las audiencias, así como el aporte de valor que la marca personal aporta son pasos fundamentales antes de hacer esta alianza.