Cliente bien atendido, cliente que seguramente repita en próximas visitas. Una regla básica para cualquier establecimiento hotelero, ¿verdad? Pero ¿qué es lo que más valoran los clientes cuando visitan tu hotel? Más allá de la higiene, la comodidad de la cama o la amplitud de la habitación hay pequeños detalles que pueden ayudarle a que disfruten de una visita redonda. Te damos algunas pistas.